La iluminación en las bodas

La iluminación de los espacios en los que se va celebrar una boda es un aspecto a tener en cuenta si quieres que todo salga perfecto. Invertir una gran cantidad de dinero no siempre es garantía de éxito, y se dan casos en los que el gasto en material, cableado, técnicos y horas de montaje no derivan en una luz correcta. A la hora de contratar el servicio de iluminación, lo más importante es que  los profesionales puedan garantizar el ambiente que tú deseas, manteniendo ciertas constantes prioritarias de calidad.

Iluminación Bodas

En concreto, en la iluminación de una boda debe asegurarse una luz perfectamente controlada, que no genere sombras por todas partes, lo cual resultaría muy antiestético. También debe procurarse que no sea tan potente como para deslumbrar a los asistentes o que queme las fotos y vídeos. La luz debe colaborar, en su tono, ubicación e intensidad, en la creación de un ambiente agradable y cálido, y lo idóneo es que no queden a la vista de los invitados los cables, torres, estructuras, focos, cinta adhesiva, clavos y demás elementos de montaje.

En definitiva, debe procurarse que la iluminación de la boda, especialmente durante el banquete, se integre en el evento de manera discreta y natural, como sucedería en la escena de una representación teatral, por ejemplo, y que no sea necesario ocultar el montaje detrás de paneles u otros elementos. Una luz armoniosa y correctamente ubicada colabora activamente en el buen desarrollo de la celebración, y facilita la toma de fotografías que mantendrán el momento para la posteridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.