¿Banquete? ¡no, picnic!

¿Banquete? ¡no, picnic!

Ya sabemos que todo lo que envuelve a las celebraciones de boda está viviendo una auténtica revolución: las ceremonias, los regalos para invitados, la música y hasta los menús se reinventan y amplían las posibilidades. De esta manera, cada enlace se convierte en un evento realmente único, en que se refleja y comunica la personalidad de la pareja de se casa. Porque las posibilidades ya no se limitan a lo que dicta la tradición o a lo que ofrece el mercado, sino que todo lo que salga de la imaginación de los novios puede plasmarse en la fiesta.

Picnic boda

Una de las últimas tendencias que está calando en las bodas de primavera y verano es cambiar el tradicional banquete de boda de toda la vida por un original y desenfadado picnic en el campo. Esta es una opción muy a tener en cuenta, además, en celebraciones pequeñas, sin complicaciones, en las que el objetivo prioritario es proporcionar un ambiente distendido, fresco y divertido a los invitados.

Una empresa de catering puede encargarse de todo lo que concierne al banquete, pequeñas creaciones culinarias fáciles de manipular. Hoy en día, existen empresas que realizan verdaderas obras de arte gastronómico en tamaño mini, que no está reñido con el estilo de una cocina de autor sofisticada. En cuanto al espacio, lo ideal es buscar un lugar amplio como una finca, parque, merendero o incluso una playa, que cuenten con los servicios básicos de aseo, aparcamiento, etc. La decoración sencilla, de estilo rústico, debe ser práctica y cómoda, y una posibilidad es situar grandes cojines y mantas sobre la hierba. Tampoco pueden faltar sillas y mesas para los invitados de más edad, unas sombrillas si va a hacer mucho sol, la instalación de una jaima o carpa que protegerá a tus invitados del calor o de la lluvia.

Sin Comentarios

Deja tu comentario